Search

Dispositivo de Apple, sospechoso

(ANSA) - NUEVA YORK 24

DIC - Un dispositivo de rastreo fabricado por Apple, los AirTags, aparecen ahora en la lista de presuntos delitos.

AirTags, que no es la primera herramienta de rastreo que se convierte en fuente de preocupación por su uso con fines delictivos, se ha relacionado con el acecho y el robo de automóviles.

La policía de Colorado, Georgia, Michigan y Texas han informado casos del uso indebido de AirTags, incluso para el acecho doméstico y el intento de robar vehículos.

La oficina del alguacil en Twin Falls, Idaho, advirtió a los residentes este mes que los AirTags representan un peligro, especialmente para las víctimas potenciales de violencia doméstica.

Un caso informado en TikTok ha recibido más de 27 millones de visitas.

Los AirTags tienen un uso legítimo que los consumidores pueden aceptar, pero su mal uso significa que también encajan en un mercado en expansión para la tecnología de vigilancia, ya que las personas compran otros dispositivos conectados a la nube, como cámaras, para mantenerse al tanto de los demás y cometer o disuadir delitos.

Un departamento de policía de Connecticut les informó a los residentes en junio que consideraran poner AirTags "en algún lugar escondido en su automóvil, bote, moto acuática o incluso en una mochila", para recuperarlos en caso de robo.

Algunas personas han informado que usan AirTags para recuperar bicicletas robadas.

Las balizas orientadoras fabricadas por otras empresas existen desde hace años, pero el producto de Apple es especialmente poderoso porque utiliza la red de la empresa de más de mil millones de dispositivos y su servicio de computación en la nube para actualizar con frecuencia la ubicación de un AirTag.

"Las personas que se involucran en comportamientos insalubres o abusivos de repente se dieron cuenta de una herramienta sofisticada, económica y enormemente efectiva", dijo Adam Dodge, un abogado en California que se especializa en capacitar a organizaciones sin fines de lucro, agencias de aplicación de la ley y otras organizaciones para abordar el abuso en línea.

Apple comercializa AirTags como una forma de encontrar artículos personales como llaves, carteras o mochilas, ya sea que se pierdan en casa o lejos, como la playa.

Las etiquetas se venden a 29 dólares cada una en el sitio web de Apple.

Una aplicación llamada "Find My" en iPhones rastrea qué tan lejos están las etiquetas y muestra un mapa con sus ubicaciones.

Pero los AirTags se conectan con más que el iPhone del propietario. Con la tecnología Bluetooth, un AirTag envía una señal que cualquier iPhone, iPad o Mac cercano puede detectar.

Luego, esos dispositivos pueden enviar la ubicación de un AirTag a la red de computación en la nube de Apple y al propietario.

Apple dice que solo el propietario de un AirTag puede ver dónde está y que el dispositivo en sí no almacena datos de ubicación ni historial.

Apple no ha publicado cifras de ventas de AirTags. Gene Munster, socio gerente de la firma de inversiones Loup, dijo que estima las ventas hasta ahora en 25 millones de etiquetas.

Un representante de Apple no negó que algunas personas estaban haciendo un mal uso de AirTags para rastrear a otras.

Sin embargo, se negó a decir cuántas veces la policía local se había puesto en contacto con la empresa para obtener información sobre el propietario de un AirTag. (ANSA).

181 views0 comments